¿Con qué frecuencia se debe hacer el mantenimiento de fosas sépticas?

Poceros en Madrid Capital – ¿Con qué frecuencia se debe hacer el mantenimiento de fosas sépticas?

Poceros en Madrid Capital – ¿Con qué frecuencia se debe hacer el mantenimiento de fosas sépticas?

Las fosas sépticas con frecuencia se encuentran en zonas rurales o en zonas más aisladas. Aunque son realmente útiles, es importante que tengas cuidado en el momento de limpiarlas para que no ocurran desagradables inconvenientes más adelante.

¿Quieres saber en qué momento debes contactar con uno de nuestros Poceros en Madrid Capital? Encuentra aquí toda la información que debes conocer sobre el mantenimiento y limpieza de fosas sépticas.

¿Por qué es importante hacer el mantenimiento de las fosas sépticas?

Antes que conozcas por qué es importante que realices el mantenimiento de una fosa séptica, debes saber que se trata de unos contenedores herméticos que están cerrados. Aquí se acumulan las aguas residuales domésticas o urbanas.

El proceso para tratar este tipo de aguas está basado en la separación y filtración de lo que allí se encuentra. Esta es la razón por la que debes contar con el apoyo de profesionales porque ellos conocen con exactitud lo que deben hacer.

Nuestros poceros en Madrid Capital pueden ayudarte a realizar el mantenimiento periódico. Así no tendrás malos olores en las tuberías relacionados con la descomposición de los residuos que están en la fosa. Asimismo, evitarán que ocurran atascos inesperados en los conductos por la saturación de residuos.

Contacta con nuestros profesionales para que se encarguen del trabajo pesado. De esta forma, podrás estar más tranquilo en que no ocurrirán inconvenientes desagradables en ningún momento.

¿Cómo es el procedimiento para el mantenimiento de fosas sépticas?

 

En el momento de hacer la limpieza o el mantenimiento de las fosas sépticas, hay que tener en cuenta estas recomendaciones:

  • Al abrir la tapa del tanque se debe tener mucho cuidado por los gases que se acumulan en su interior, los cuales pueden ser muy tóxicos.
  • No se puede fumar cerca de la fosa porque los gases en su interior podrían provocar una explosión.
  • No debe rellenarse el tanque con más agua del lodo que se ha eliminado porque podrían surgir averías en el sistema.
  • Al cerrar el tanque, debe hacerse de la manera correcta para evitar que se abra. Una apertura errónea podría provocar desde la asfixia hasta la muerte de una persona.

¿Cada cuánto son las inspecciones?

Las inspecciones periódicas son muy importantes. Lo ideal es que una vez al año compruebes en qué estado se encuentra. Si se trata de una fosa séptica más antigua, los períodos de revisión deben ser más cortos.

Cuando verifiques en qué estado se encuentra, presta atención al nivel que están los residuos sólidos en el tanque. No permitas que se desborden porque podría ocasionar desde inundaciones hasta atascos innecesarios en las tuberías.

Los expertos en realizar el mantenimiento de las fosas sépticas suelen vaciar el contenido cuando llega al menos a un 25% o 33% de toda su capacidad. Ponte en contacto con ellos cuando consideres que se encuentra en estos niveles.

Registro de resultados del trabajo

Al igual que el paso anterior, es preciso que tengas un control minucioso de cómo se comporta el sistema de saneamiento de aguas residuales que tengas instalado en tu hogar.

Lo más recomendable es que elabores un informe con toda esta información. Es preferible contactar a un pocero para que realice la limpieza, revisión o reparación de la fosa séptica. A ellos les será mucho más fácil identificar el problema y la solución.

Vaciar el tanque

Por último, pero no menos importante, debes vaciar el tanque con cierta regularidad. De esta manera, evitarás que ocurran desbordamientos del contenido que tiene la fosa séptica, inundaciones o atascos en las tuberías.

Generalmente, el bombeo puede realizarse una vez cada tres años para eliminar los residuos sólidos. No obstante, una vez al año tienes que revisar en qué estado se encuentra y hacer el retiro en caso de ser necesario.

En este punto, debes prestar atención cuando los residuos lleguen a la mitad del tanque. Si está muy lleno, es decir, al 100% de su capacidad, ten presente que debes vaciar solamente el 80% de su contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *